| | | | | | | | Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA
© 2004 - 2016
Resolución: 960 x 600 pixeles
¡Bienvenidos!
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Subir
Google
ASÍ FUNCIONA EL AVIÓN 4
Atrás
Inicio del tema
Siguiente
Texto e ilustraciones: José Antonio E. García Álvarez
Inicio Inicio Así funciona Así funciona ¿Qué es? ¿Qué es? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Quién? ¿Quién? Tablas Tablas Minibiografías Minibiografías Práctico Práctico Respuestas Respuestas
Así funciona
PARTES DEL AVIÓN (III) Tren   de   aterrizaje .    Es   el   mecanismo   al   cual   se   fijan   las   ruedas   del avión.   Los   aviones   pequeños   suelen   tener   solamente   tres   ruedas, una   debajo   de   cada   ala   y   otra   en   el   morro   o   nariz.   En   modelos   de aviones   antiguos   o   en   los   destinados   a   realizar   acrobacia   aérea, esa   tercera   rueda   se   encuentra   situada   en   la   cola.   En   el   primer caso   la   configuración   se   denomina   “triciclo”   y   mantiene   todo   el fuselaje   del   avión   levantado   al   mismo   nivel   sobre   el   suelo   cuando se   encuentra   en   tierra.   En   los   aviones   que   tienen   la   rueda   atrás, llamada   también   “patín   de   cola”,   el   morro   o   nariz   se   mantiene siempre   más   levantado   que   la   cola   cuando   el   avión   se   encuentra en tierra. En    la    mayoría    de    los    aviones    pequeños    que    desarrollan    poca velocidad,   el   tren   de   aterrizaje   es   fijo.   Sin   embargo,   en   los   más grandes   y   rápidos   es   retráctil,   es   decir,   que   se   recoge   y   esconde completamente    después    del    despegue,    para    que    no    ofrezca resistencia   al   aire   al   aumentar   la   velocidad   de   desplazamiento. Dos   de   los   trenes   de   aterrizaje   se   esconden,   generalmente,   debajo de   las   alas   y   el   delantero   dentro   del   morro   o   nariz.   Es   tan   grande la   resistencia   que   puede   ofrecer   el   tren   de   aterrizaje   cuando   el avión   se   encuentra   ya   en   vuelo,   que   si   no   se   recoge   la   fuerza   que adquiere   el   viento   al   aumentar   la   velocidad   puede   arrancarlo   del fuselaje. Durante   la   maniobra   de   aterrizaje,   una   vez   que   el   avión   enfila   la pista,   el   piloto   procede   a   bajar   el   tren   de   aterrizaje   accionando   el mecanismo encargado de realizar esa función. Cada   uno   de   los   trenes   de   aterrizaje   situados   debajo   de   cada   ala lleva    generalmente    entre    dos    y    ocho    ruedas,    dependiendo    del tamaño   y   peso   del   avión.   El   tren   de   aterrizaje   situado   en   el   morro   o nariz    tiene    una    o    dos    ruedas.    Una    excepción    la    constituye    el AN-225   Mriá,   considerado   el   carguero   más   grande   del   mundo,   que tiene   14   ruedas   en   cada   tren   de   aterrizaje   bajo   las   alas   y   4   en   el tren delantero. Cuando   un   avión   rueda   por   la   pista   o   se   dispone   a   estacionarse   ya en   la   loza   del   aeropuerto,   el   piloto   cuenta   con   un   dispositivo   que sirve   como   timón   para   mover   el   tren   de   aterrizaje   delantero   hacia los lados y hacer los giros en tierra. Al    igual    que    un    vehículo    terrestre    cualquiera,    el    avión    posee también   frenos   hidráulicos   en   los   trenes   de   aterrizaje,   que   actúan sobre   las   ruedas   y   detienen   el   avión.   Para   ello,   una   vez   que   ha aterrizado   y   disminuido   su   impulso   con   la   aplicación   previa   de   los frenos   de   aire   (spoilers) ,   el   piloto   oprime   con   la   punta   de   los   pies   la parte   superior   de   dos   pedales   que   se   encuentran   en   el   piso   debajo del timón o la palanca, hasta detenerlo completamente.
© 2004 - 2016
Resolución: 480 x 800 pixeles
Inicio Inicio Presentación Presentación Aviso legal Aviso legal Mapa del sitio Mapa del sitio Prensa Prensa FAQs FAQs Contactar Contactar
Última actualización: febrero de 2016
www.asifunciona.com
ASÍ FUNCIONA ¡DESCUBRA CÓMO FUNCIONAN LAS COSAS! CIENCIA Y TECNOLOGÍA AL ALCANCE DE TODOS...
Así funciona
ASÍ FUNCIONA EL AVIÓN 4
Texto e ilustraciones José Antonio E. García Álvarez
Subir
Google
Atrás
Inicio
Siguiente
PARTES DEL AVIÓN (III) Tren   de   aterrizaje .    Es   el   mecanismo   al   cual   se   fijan   las ruedas    del    avión.    Los    aviones    pequeños    suelen    tener solamente   tres   ruedas,   una   debajo   de   cada   ala   y   otra   en   el morro   o   nariz.   En   modelos   de   aviones   antiguos   o   en   los destinados   a   realizar   acrobacia   aérea,   esa   tercera   rueda se    encuentra    situada    en    la    cola.    En    el    primer    caso    la configuración    se    denomina    “triciclo”    y    mantiene    todo    el fuselaje   del   avión   levantado   al   mismo   nivel   sobre   el   suelo cuando   se   encuentra   en   tierra.   En   los   aviones   que   tienen   la rueda   atrás,   llamada   también   “patín   de   cola”,   el   morro   o nariz    se    mantiene    siempre    más    levantado    que    la    cola cuando el avión se encuentra en tierra. En   la   mayoría   de   los   aviones   pequeños   que   desarrollan poca   velocidad,   el   tren   de   aterrizaje   es   fijo.   Sin   embargo, en   los   más   grandes   y   rápidos   es   retráctil,   es   decir,   que   se recoge   y   esconde   completamente   después   del   despegue, para    que    no    ofrezca    resistencia    al    aire    al    aumentar    la velocidad    de    desplazamiento.    Dos    de    los    trenes    de aterrizaje   se   esconden,   generalmente,   debajo   de   las   alas   y el   delantero   dentro   del   morro   o   nariz.   Es   tan   grande   la resistencia   que   puede   ofrecer   el   tren   de   aterrizaje   cuando el   avión   se   encuentra   ya   en   vuelo,   que   si   no   se   recoge   la fuerza    que    adquiere    el    viento    al    aumentar    la    velocidad puede arrancarlo del fuselaje. Durante   la   maniobra   de   aterrizaje,   una   vez   que   el   avión enfila   la   pista,   el   piloto   procede   a   bajar   el   tren   de   aterrizaje accionando    el    mecanismo    encargado    de    realizar    esa función.
Cada   uno   de   los   trenes   de   aterrizaje   situados   debajo   de cada    ala    lleva    generalmente    entre    dos    y    ocho    ruedas, dependiendo    del    tamaño    y    peso    del    avión.    El    tren    de aterrizaje    situado    en    el    morro    o    nariz    tiene    una    o    dos ruedas.    Una    excepción    la    constituye    el    AN-225    Mriá, considerado   el   carguero   más   grande   del   mundo,   que   tiene 14   ruedas   en   cada   tren   de   aterrizaje   bajo   las   alas   y   4   en   el tren delantero. Cuando    un    avión    rueda    por    la    pista    o    se    dispone    a estacionarse   ya   en   la   loza   del   aeropuerto,   el   piloto   cuenta con   un   dispositivo   que   sirve   como   timón   para   mover   el   tren de   aterrizaje   delantero   hacia   los   lados   y   hacer   los   giros   en tierra. Al    igual    que    un    vehículo    terrestre    cualquiera,    el    avión posee     también     frenos     hidráulicos     en     los     trenes     de aterrizaje,   que   actúan   sobre   las   ruedas   y   detienen   el   avión. Para    ello,    una    vez    que    ha    aterrizado    y    disminuido    su impulso    con    la    aplicación    previa    de    los    frenos    de    aire (spoilers) ,   el   piloto   oprime   con   la   punta   de   los   pies   la   parte superior   de   dos   pedales   que   se   encuentran   en   el   piso debajo     del     timón     o     la     palanca,     hasta     detenerlo completamente.